Es la hora de los laicos

Con este sencillo lema viene anunciando la Iglesia a lo largo del siglo XX la importancia de los seglares en la vida de la Iglesia y consiguientemente en la evangelización del mundo contemporáneo.

Desde Pío XI y el despliegue de la Acción Católica, que puso a los laicos en la vanguardia de la Iglesia, deseosos de aplicar la doctrina social de León XIII, pasando por Pio XII hasta llegar al Concilio Vaticano II, donde queda consagrada la doctrina y el impulso misionero de los laicos en la evangelización del mundo contemporáneo.

Una de las luces del Vaticano II ha sido la inserción de los laicos en el misterio de la Iglesia como parte integrante de la misma para ser sal de la tierra y luz del mundo, para ser levadura en la masa, fermento en medio del mundo, a fin de ordenar los asuntos temporales según Dios.

Dos polos definen la identidad eclesial del laico: Por una parte, su incorporación a Cristo y su pertenencia a la Iglesia por el bautismo y la confirmación; y por otra parte, su inserción en el mundo, con la misión de transformarlo desde dentro. Y todo ello, en la comunión eclesial, en comunión con los pastores, los consagrados y los demás laicos.

Y dos son, por tanto, los peligros más señalados del laicado: Su falta de identidad cristiana, su disimulo cristiano en un mundo que se aleja de Dios; o su falta de incisión en el mundo donde vive, porque se ha desfigurado su identidad cristiana por falta de compromiso. Vivir en el mundo sin ser del mundo, he ahí la tensión en la que ha de vivir un laico. “No son del mundo, como yo no soy del mundo”, dice Jesús (Jn 17, 14).

El seglar participa de la misión de la Iglesia, llevar al mundo la buena noticia de la salvación, según su propia vocación y misión. No sólo anuncia de palabra, sino testimonia con su vida y con sus obras que es posible una vida nueva por la acción del Espíritu Santo en nuestros corazones. Y realiza esta tarea en comunión eclesial con los pastores, con los consagrados y con los demás miembros del Pueblo de Dios.

Un peligro eclesial que acecha a toda agrupación de seglares es la de pensar que el grupo en el que vive y alimenta su fe es imprescindible en la Iglesia y es el mejor de todos los que existen. Desde esta actitud se entra en rivalidades y competitividades impropias de quienes se sienten miembro de un Cuerpo, en el que todos somos necesarios y nadie es imprescindible. Una actitud así se cuida sólo de lo propio, de sus obras, de sus apostolados. Y no se integra en el conjunto. Es lo que el Papa llama frecuentemente autorreferencialidad, que tarde o temprano lleva a la esterilidad pastoral.

Y otro peligro es el clericalismo que no deja crecer a los mismos seglares. Papa Francisco lo ha denunciado varias veces: a veces los curas quieren ocuparlo todo, y así no dejan crecer a los seglares. Y muchos seglares se sienten a gusto así, porque les ahorra asumir responsabilidades. Pero por una razón o por otra, la Iglesia entera no crece, y por el contrario pierde el frescor y la lozanía que le caracterizan.

Por todo esto, se nos ha convocado a un Encuentro diocesano de laicos y la fecha fijada para dicho Encuentro es el 7 de octubre de 2017. Para este encuentro ya comenzó una preparación el 8 de octubre de 2016 en la que una comisión preparatoria fijo unos objetivos:

-Manifestar nuestra fe y la alegría del Evangelio.

-Vivir por nuestra pertenencia a la Iglesia la alegría del Evangelio.

-Profundizar que la Iglesia es un misterio de comunión.

-Cómo afrontar los retos del presente especialmente el campo de la familia, de la vida y de la mujer.

Así pues en octubre de 2017, nuestra Iglesia Diocesana celebrará un gran acontecimiento eclesial que impulsará de manera extraordinaria nuestra pastoral en el seno del apostolado seglar, el Encuentro Diocesano de Laicos (EDL). Con el lema “Unidos para que el mundo crea”, los seglares de nuestra Diócesis de Córdoba nos encontraremos en una jornada de reflexión, celebración, convivencia y manifestación de fe que nos impulse, desde la alegría de nuestra pertenencia a la Iglesia, a un nuevo compromiso de evangelización en todos los campos y ambientes de los que formamos parte en el mundo. Estamos convocados a este EDL todos los seglares de la Diócesis, los provenientes de parroquias, los seglares vinculados a carismas religiosos, los que pertenecen a hermandades y cofradías y todos los que desarrollan su actividad en el apostolado seglar a través de movimientos, asociaciones, grupos y realidades laicales.

Desde la Junta de Gobierno animamos a todos los cofrades de nuestra hermandad a participar en dicho encuentro que como se ha dicho anteriormente se celebrara en próximo 7 de Octubre de 2017 en Córdoba.

Para participar es necesario realizar una inscripción gratuita, el siguiente enlace nos lleva directamente al formulario de inscripción tanto individual como grupal.

Click aquí

Publicado en Actualidad, Evangelización y etiquetado , , .