Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María

«Oh dulcísima Señora y Madre nuestra, por los méritos de tu Asunción, consíguenos la santa perseverancia en la amistad divina para que salgamos finalmente de este mundo en la gracia de Dios y así podamos llegar un día a besar tus plantas en el paraíso y, unidos a los bienaventurados, alabar y cantar tus glorias como lo mereces».
En el día de hoy, miércoles 15 de agosto, la Iglesia Universal celebra la Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María.Esta festividad da cabida a dos hechos fundamentales para las creencias y la fe cristiana, de un lado la feliz partida de María de esta vida terrenal y, por otro lado, la Asunción de su cuerpo y alma a los cielos, donde está y actúa como mediadora entre Dios y los hombres.

“En esta solemnidad de la Asunción contemplamos a María. Ella nos abre a la esperanza, a un futuro lleno de alegría y nos enseña el camino para alcanzarlo: acoger en la fe a su Hijo; no perder nunca la amistad con Él, sino dejarnos iluminar y guiar por su Palabra; seguirlo cada día, incluso en los momentos en que sentimos que nuestras cruces resultan pesadas. María, el arca de la alianza que está en el santuario del cielo, nos indica con claridad luminosa que estamos en camino hacia nuestra verdadera Casa, la comunión de alegría y de paz con Dios”.
Homilía de Benedicto XVI (600

Publicado en Actualidad.