Hoy, segundo día de Quinario

Hoy segundo día de Quinario, recordamos de manos de N. H. D. Javier Nevado Luna como fue la llegada del Señor, y de como fueron aquellos días cargados de trabajo esfuerzo y de ilusión.

A continuación ponemos el articulo de Javier Nevado y algunas fotos.

¿Cuándo viene? ¿Cuánto falta? ¿Cómo se está quedando?

Como si fuese ayer, recuerdo estas preguntas que nos atropellaban cuando íbamos por la calle el grupo de hermanos fundadores de esta Hermandad del Descendimiento y no siempre la respuesta era fácil. Bueno, lo de cómo está quedando sí, espectacular, pero en cuestión de tiempos, los días se hacían eternos hasta que, por fin, un 19 de marzo de 1994 llegaba a su casa, la iglesia de los Jesuitas, el Cristo del Sagrado Descendimiento, el titular de nuestra Hermandad. Ese sábado, quizá uno de los días más significativos de mi vida, fue desde primera hora de la mañana una peregrinación a la capital cordobesa para trasladar al que guiaría nuestras vidas espirituales.

Se recogió la talla del Señor del taller del autor y posteriormente fuimos a la casa de José Carlos Rubio a recoger la Cruz. Una vez completa toda la expedición, nos encaminamos hacia Montilla a la que sería su casa. Venía acompañado de Antonio Bernal, el artífice de la obra, de nuestro hermano Mayor, José Antonio y como no, de Rafa, que dejó atrás toda su labor pendiente personal para dedicarse en cuerpo y alma al recibimiento del Señor.

Jaime Luque, tan emocionado como nosotros, otro “hartible” de este mundo cofrade, fue el autor de las fotografías y que han sido a lo largo de esta historia de la Hermandad “la estampa” del Señor.

Ya teníamos al Señor, la base. La unión entre los hermanos se fraguaba por días y la hermandad iba creciendo. ¿se trataba de fundar una Hermandad o de crear un proyecto de vida? Quizá una mezcla de las dos, porque a partir de ahí la Hermandad del Descendimiento de la ciudad de Montilla ha sido una gran familia que ha ido fraguándose y aumentando a través de los años, ya no solo por las personas que han querido formar parte de ella, sino por las personas que hemos ido aportando a través de nuestras familias, nuestros hijos… Al final la Hermandad es un grupo de Montillanos que tenemos un fin en común: el amor a Cristo y a su Madre María Santísima.

No podía pasar la oportunidad de compartir una anécdota solo por la cual ya ha valido la pena este proyecto y es el que lo que les voy a contar nos hace sentir que nuestra Hermandad y nuestros titulares son la base fundamental de la Fe.

Nuestro primer Viernes Santo mientras el grupo de los hermanos fundadores contemplábamos y custodiábamos el besapié del Señor, paso por allí un montillano que le decía a su mujer “esa imagen es la que yo he visto”. A dicho comentario y ante nuestro estupor, se acercó el señor con su esposa, y nos comentó que venia del hospital de una operación a corazón abierto, había estado en coma durante varios días y milagrosamente salió adelante. Nos comentaba el señor, con lágrimas en los ojos, que cuando estuvo en coma, solo veía la imagen de un cristo, y cuando lo vio no dudo, era el Señor del Sagrado Descendimiento. ¿Sería su primer milagro?…. Fuese así o no, hoy en día Nuestro Señor es un referente tanto en la Semana Santa de Montilla como en el día a día cotidiano de la ciudad, al igual que María Santísima de la Encarnación tras su bendición e incorporación a la Hermandad el año siguiente, una conjunción completa para tenerlos de referente en nuestras vidas.

Pero esto es el fruto, la semilla se germinó mucho tiempo atrás, concretamente en la ermita de San José, donde los viernes por la noche después del trabajo y de una semana larga, anhelábamos vernos unos cuantos locos para fundar una hermandad. Desde fuera nos miraban raro, y nosotros pensábamos: “pero que hay de raro en esto, si aquí estamos en la Gloria hablando de lo que más ilusión nos hace”. La verdad es que parece que fue ayer, y no cambio por nada del mundo las muchas horas dedicadas a la Hermandad: los viajes desde Sevilla con la que actualmente es mi mujer solo para asistir a los cultos y volvernos, las rifas, loterías, casetas, cabalgatas, etc. Mereció la pena, a mí y a todos los que estamos en el proyecto. Si me paro a pensarlo duró poco, hasta se echa de menos. Por eso quiero aprovechar la oportunidad para darle las gracias a todos los que decidimos emprender este camino un día y a los que continuaron la marcha para engrandecer aún más la Semana Santa de Montilla y hacer de la Hermandad del Sagrado Descendimiento una realidad viva y que va creciendo año tras año.

Gracias a Nuestro Señor del Descendimiento y a Nuestra Señora de la Encarnación por regalarnos estos 25 años de Ilusiones y que deseamos que sean muchos más. Los cultos, las convivencias en Hermanad, cada Viernes Santo y cada vez que los miramos a la cara son un regalo de ellos.

Un abrazo para todos los hermanos de un montillano desde Sevilla.

Javier Nevado Luna.

 

 

 

 

Publicado en Actualidad, Cultos y etiquetado , , , .