XXI Jornadas Cofradieras Cera y Costal 

Las Jornadas Cofradieras “Cera y Costal” se han convertido ya en un clásico dentro de las actividades que organiza nuestra Hermandad, y en un referente en lo que respecta a todos los actos que durante la Cuaresma organizan las diferentes cofradías montillanas.

Este año, en su vigesima primera edición, contaremos con los siguientes actos:

–  Conferencia a cargo de D. Antonio Miguel Capdevilla Gómez, con el título:

“EL LIGNUM CRUCIS, LA RELIQUIA MÁS IMPORTANTE DE LA CRISTIANDAD”.

Viernes, 23 de febrero, a las 21.45 horas.

Lugar: Capilla del Sagrado Descendimiento

–   Concierto de marchas procesionales a cargo de la Banda de Música “Pascual Marquina” de nuestra localidad.

Sábado, 17 de marzo, a las 21.00 horas

Lugar: Parroquia de San Francisco Solano

 

Cuaresma, tiempo de conversión

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua.

Cuaresma es una palabra de origen latino “quadragésima”, que significa “cuadragésimo día” (antes de la Pascua).

La Cuaresma es practicada desde el siglo IV y comienza hoy, Miércoles de Ceniza, conluyendo el Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado, que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

La Cuaresma es un período de 40 días, en virtud de que en la Biblia, el número cuarenta es bastante común: 40 días de diluvio, 40 años del pueblo de Dios en el desierto, 40 días de Elías y Moisés en la montaña, 40 días de Jesús en el desierto antes de comenzar su ministerio.

Durante este tiempo litúrgico, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas, que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo ya que, por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.

La Cuaresma nos pide fundamentalmente que nos esforcemos en la oración, la mortificación y la caridad como las tres grandes prácticas cuaresmales.

La oración es la condición indispensable para el encuentro con Dios. En la oración, el cristiano ingresa en el diálogo íntimo con el Señor, deja que la gracia entre en su corazón y, como la Virgen María, se abre a la acción del Espíritu Santo dando una respuesta libre y generosa.

La mortificación se realiza cotidianamente y sin necesidad de hacer grandes sacrificios. Con ella, se ofrece a Cristo aquellos momentos que generan molestias y se acepta con humildad y alegría las adversidades.

De la misma manera, saber renunciar a ciertas cosas legítimas ayuda a vivir el desapego y el desprendimiento. Dentro de esta práctica cuaresmal están el ayuno y la abstinencia. El ayuno consiste en ingerir una sola comida “fuerte” al día, mientras que la abstinencia consiste en no comer carne. Con ambos sacrificios se reconoce la necesidad de hacer obras por el bien de la Iglesia y en reparación de nuestros pecados.

La caridad es necesaria como refiere San León Magno: “si deseamos llegar a la Pascua santificados en nuestro ser, debemos poner un interés especialísimo en la adquisición de esta virtud, que contiene en sí a las demás y cubre multitud de pecados”.

 

Cuartel Cofrade de la Hermandad

Con la inminente llegada de la Cuaresma, de nuevo, abre sus puertas el próximo viernes, el Cuartel Cofrade de la Hermandad del Sagrado Descendimiento.

En esta ocasión, nos encontramos, al igual que el pasado año, en calle Corredera nº 39 (frente al antiguo Masol).

Permanecerá abierto todos los viernes y sábados de Cuaresma, desde las 20.30 h. los viernes, y a partir del mediodía los sábados.

Desde la Hermandad, te invitamos a que visites nuestro cuartel, acompañado de tu familia y amigos, donde intentaremos ofrecerte el mejor servicio de barra y una exquisita cocina. Acércate a disfrutar de un buen ambiente cofrade.

¡Te esperamos!

Formación Litúrgica


Enmarcada dentro de las actividades a llevar a cabo con motivo de la celebración del vigésimo quinto aniversario fundacional de nuestra Hermandad,  la Vocalía de Cultos ha creído conveniente iniciar una acción formativa en materia de liturgia que, además de servir para que los actos de culto se celebren de una forma más activa y fructífera, sea también un grupo de estudio y aprendizaje que profundice en los misterios de esta Sagrada Liturgia.

Dicha formación dará comienzo el próximo martes, día 13 de febrero, a las 20.30 horas en la Capilla del Sagrado Descendimiento, siendo invitada cualquier persona interesada en recibirla.

Presentación del cartel, logotipo y actos del XXV aniversario fundacional de la Hermandad

En la tarde del pasado viernes, día 12 de enero, tuvo lugar la presentación oficial del cartel y logotipo conmemorativos, así como el programa de cultos y actos extraordinarios que se desarrollarán durante el presente año de 2018 en el seno de la Hermandad del Sagrado Descendimiento con motivo del vigésimo quinto aniversario fundacional de la misma.

A las 21 horas de la noche, daba comienzo el acto en la Capilla del Sagrado Descendimiento, sede canónica de nuestra Hermandad, estando presentes representantes de las distintas Hermandades de Pasión y Gloria de Montilla, así como las personas que componen la comisión creada para tal efeméride, la Junta de Gobierno y demás miembros de nuestra Cofradía. También, acompañaron otras Asociaciones Religiosas de nuestra ciudad, contando con la presencia de Rvdo. Sr. D. Ángel Lara Merino, Párroco de la Parroquia de San Francisco Solano y consiliario de nuestra Hermandad y D. Rafael Ángel Llamas Salas, alcalde de nuestro municipio.

En primer lugar, tomó la palabra D. Francisco José Méndez Hidalgo, hermano mayor del Sagrado Descendimiento, comenzando con la lectura de la primera acta fundacional de la Hermandad, siguiendo con el significado y trayectoria de la Corporación durante estos veinticinco años de historia. Así mismo, aprovechó el momento para desear a los hermanos que esta efeméride se convierta en un reafirmante de sus ilusiones al igual que, también, sea un quehacer que mantenga y fortalezca la fe del pueblo de Montilla.

A continuación, se procedió a descubrir el logotipo creado para tal conmemoración, diseñado por la empresa montillana “Gave Comunicación Gráfica”, siendo N.H y representante de la misma D. Carlos García Velasco el responsable de la exposición de este logotipo. Es un diseño que aúne toda la simbología de nuestra Hermandad en una sola imagen. A la izquierda del mismo, se puede apreciar la silueta de nuestros Amantísimos Titulares, Nuestro Señor en su Sagrado Descendimiento y María Santísima de la Encarnación. A la derecha, el esbozo del ángel que sostiene la reliquia de San Juan de Ávila -cotitular de la Hermandad- presente en la Cofradía durante sus primeros años, en en cuyo interior se puede leer el anagrama “IHS”, quedando así representado el Santísimo Nombre de Jesús, también cotitular de nuestra Hermandad.

Toda esta simbología, gira en torno a un destacado 25, que representa los años de historia de Sagrado Descendimiento en Montilla. En la parte más inferior, apreciamos la fecha de fundación de la Corporación -1993- y el presente año, en el que se conmemorará el vigésimo quinto aniversario de esta fundación -2018-.

Una vez descubierto el logotipo, se procedió a la presentación del cartel conmemorativo en manos de su autor, N.H y fotógrafo montillano D. Jaime Luque Luque, quien tomó la palabra para exponer, con tintes poéticos, los detalles de su obra. Una composición fotográfica con dos partes bien diferenciadas. En la parte superior, se aprecia una diagonal descendente entre la imagen de Nuestro Señor Jesucristo en su Sagrado Descendimiento bajo la dolorosa y humilde mirada de su bendita Madre, María Santísima de la Encarnación.

En la parte inferior izquierda, en tono blanco y negro, queda representado el misterio completo de nuestra Cofradía, que procesiona cada Viernes Santo en la Semana Mayor montillana. Cabe destacar, del mismo modo, la presencia en la parte superior derecha del ángel, relicario de San Juan de Ávila que aparecería en el logotipo, en alusión a su importancia histórica para nuestra Hermandad.

Su autor resalta la importancia del sentimiento que debe transmitir una obra. “Realizar una composición fotográfica puede no representar mucha dificultad, lo realmente difícil es sentir delante de la obra”.

 

Seguidamente, D. Alfonso Márquez Manchado, secretario de la Hermandad del Sagrado Descendimiento, dio lectura del programa de cultos y actos extraordinarios, marcado por el doble carácter cultual e histórico de la efeméride.

A continuación, tomó la palabra D. Rafael Ángel Llamas Salas, alcalde de Montilla y máximo representante del Excelentísimo Ayuntamiento de nuestro municipio, quien pronunció su total disponibilidad y compromiso con la Hermandad del Sagrado Descendimiento, adhiriéndose como institución a la celebración del Veinticindo Aniversario Fundacional, contando siempre con su apoyo.

Para concluir el acto, el Rvdo. Sr. D. Ángel Lara Merino, consiliario de la Hermandad, antes de proceder a la Bendición y Oración final, animó a los allí presentes y resto de hermanos de la Corporación a participar en cuantas actividades se desarrollen con motivo de dicha conmemoración, manteniendo una Hermandad siempre activa y, aún más si cabe, este año tan importante ya que sin el apoyo humano, esto quedaría desangelado.