La Novena a San Juan de Ávila

Hoy día 1 de Mayo comienza la novena a San Juan de Ávila, este año con una serie de conmemoraciones especiales, 450 aniversario de la muerte del santo, 125 aniversario de su beatificación y 50 aniversario de su canonización. Esta fiesta religiosa es una de las más celebradas de Montilla por la importancia de San Juan de Ávila como patrono del clero secular español, apóstol de Andalucía y por su nombramiento como doctor de la Iglesia en 2012 por el Papa Benedicto XVI. De ahí que su novena sea una de las mas esperadas por todos los montillanos;

¿pero sabemos realmente el porqué de esta celebración religiosa a la que llamamos novena?
Los católicos a menudo hablan de las ‘novenas’ y, si no hay un conocimiento previo sobre esta devoción, el nombre puede resultar confuso. Las novenas son una parte antigua de la vida devocional de la Iglesia y muchos remontan el origen de su estructura hasta los días entre la ascensión de Jesús y la fiesta de Pentecostés.

Según san Lucas, Jesús ascendió al Cielo después de aparecerse a los apóstoles “durante cuarenta días” (Hechos 1,3) después de su resurrección. Esto significa que el tiempo entre la ascensión de Jesús y la venida del Espíritu Santo en Pentecostés es nueve días. Muchos cristianos vieron estos nueve días de oración como un modelo de rezo y desarrollaron devociones que consistían en nueve días (o meses) de oración por una intención específica o un santo en particular.
Este número se consideraba de inspiración divina, así que las ‘novenas’ (de la palabra latina novem, nueve), se entendían como una forma perfecta para rezar.

Una de las novenas más antiguas fue un periodo de oración de nueve meses antes de la fiesta de Navidad, en imitación del piadoso embarazo de María.
El número nueve no tardó mucho en ser empleado en todo tipo de situaciones, como una novena de misas celebradas por una persona o una novena de oraciones para la restauración de la salud. Así nació la ‘novena’ y se convirtió en parte central de la devoción católica.
Aunque las novenas son muy antiguas, no fue hasta el siglo XVII que la Iglesia formalmente concedió la primera indulgencia a una novena en honor a San Francisco Javier, otorgada por el papa Alejandro VII.
Las novenas nos ayudan en nuestra oración cuando están adecuadamente valoradas en el contexto de una sólida doctrina. Al pedir la intercesión de un santo debemos desear imitar sus virtudes. Para ello es necesario conocerlo. La novena puede convertirse en superstición si se limita a buscar un deseo personal sin abrir el corazón a Dios y someterse a su voluntad. Una novena bien hecha es un medio para intensificar la intercesión.
Las novenas requieren humildad, confianza y perseverancia, tres importantes cualidades de la oración eficaz, pidamos a Dios nos las conceda para vivir profundamente este año 2019 la novena de San Juan de Ávila y sacar de ella numeroso frutos espirituales.